En el arranque de 2019, nos propusimos definir los 50 retos de la Administraciones públicas para 2019, un desafío que ya completó la comunidad NovaGob en 2018. En esta ocasión, el objetivo era identificarlos desde la mirada ciudadana, haciendo un esfuerzo por traducir propuestas o medidas en el valor real que tienen para las personas a las que se sirve.

Nos han llegado, a través de los comentarios de este post en NovaGob y de la etiqueta de Twitter #50retosnovagob, más de un centenar de ideas en forma de retos y con la participación de cerca de 80 personas del sector público y sociedad civil de España y Latinoamérica. Los nombres de las personas que han contribuido puede consultarse aquí (es necesario iniciar sesión en la red social).  

El resultado son 50 retos agrupados en cinco grandes ejes temáticos: Administración 4.0, Administración Abierta, Administración Comprometida, Administración Fácil y Administración Humana. Hemos recopilado, unificado ideas y en la medida de lo posible intentado recoger el espíritu de todas las aportaciones.

Como ya ocurriera en 2018, los retos definidos por la comunidad este año serán la guía de acción para el debate dentro de la Red Social, en el próximo Congreso NovaGob y en los proyectos y publicaciones de nuestro Laboratorio de innovación.  

Estos son los 50 retos de las Administraciones pública para 2019 desde la perspectiva ciudadana:

ADMINISTRACIÓN 4.0

Gobierno completamente digital y más inteligente con las TIC

1.Dedicar los recursos necesarios para implantar la Administración digital plena y hacer efectivo el derecho de la ciudadanía a relacionarse con las Administraciones públicas por medios electrónicos cuando así lo decida. Del mismo modo, establecer mecanismos de responsabilidad para las Administraciones que incumplan los mandatos de plazo de las leyes 39 y 40 de 2015.  

2. Hacer de la tecnología la base no solo de la gestión de los servicios sino también de la investigación, creatividad e innovación, todo ello para generar una nueva experiencia en la relación Administración y ciudadanía, y orientado a mejorar la vida de ésta.  

3. Promover la reutilización de los datos abiertos en foros entre Administraciones públicas y comunidades de reutilizadores para que los datos abiertos tengan su potencial de impacto social y/o económico.

4. Implantar una gobernanza del dato transversal, para gestionar de forma eficiente y efectiva uno de los mejores activos con los que cuenta la Administración (los datos) y logrando con ello realizar una mejor toma de decisiones.

5. Estructurar los servicios públicos con rutas interinstitucionales apoyadas en tecnologías digitales, y rediseñando los servicios públicos a partir de la reutilización de datos.   

6. Impulsar, además de la digitalización, otras adecuaciones tecnológicas como la inteligencia artificial, la robotización, el blockchain y el big data, no como un fin en sí mismas, sino pensando en la ciudadanía y en la generación de valor público de verdad.

7. Facilitar los trámites en línea a través de medios que utiliza la ciudadanía en su día a día, tales como el teléfono y la tarjeta bancaria, aplicando la tecnología necesaria.  

8. Utilizar las redes sociales digitales para la prestación de servicios públicos en ciertos ámbitos a través de estas tecnologías.

9. Administraciones con capacidad para ser proactivas con la ingente cantidad de información que se dispone de la ciudadanía, anticipándose a las demandas mediante gestión inteligente de la información  y de los datos.

10. Hacer que las Diputaciones sean la verdadera palanca de cambio en la transformación digital de todas las Entidades Locales.

ADMINISTRACIÓN ABIERTA

Nuevas formas de comunicación y relación con la ciudadanía para construir confianza  

11. Impulsar procesos de transformación cultural en las organizaciones públicas basados en la ética y los valores públicos, incluyendo la formación de los futuros cuadros profesionales en estos valores.  

12. Abrazar la innovación tecnológica y social mediante la apertura y la colaboración (desarrollo de principios y programas de gobierno abierto).

13. Políticas reales de gobierno abierto y lucha contra la corrupción, combinadas con procesos participativos y deliberativos, evaluables en su rendición de cuentas.

14. Voluntad de hablar más de lo que se hace fuera de la organización; difundir y publicar los avances y mejoras implementados; hacer partícipes a través de múltiples canales a las personas destinatarias de esas mejoras; escuchar más a la ciudadanía y aportarle más datos mediante transparencia por múltiples canales.

15. Fortalecer las capacidades de las personas que forman parte del servicio público para comunicarse con la ciudadanía generando dinámicas claras de gobierno abierto, tanto en el manejo de las redes sociales digitales, usándolas para transmitir la gestión del día a día y lograr una comunicación institucional de servicio público atractiva e interactiva, como en trámites en línea y atención ciudadana.

16. Realizar comunicación pública con enfoque de género, potenciando el uso del lenguaje inclusivo y no discriminatorio.

17. Dignificar el servicio público, dar ejemplo, y superar la barrera que sigue distanciando todavía hoy a la ciudadanía de la Administración y de los empleados públicos.

18. Caminar hacia una auténtica gobernanza participativa, incorporando a la ciudadanía a la toma de decisiones de forma transversal y en todo el ciclo de las políticas públicas (incluida la evaluación) y prestación de servicios públicos para lograr mejores resultados de planificación e implementación.

19. Democratizar la innovación y la transformación digital del modelo de participación impulsando espacios abiertos a toda la ciudadanía como los laboratorios ciudadanos, desde los que capacitar y buscar soluciones co-creativas a los problemas públicos.   

20. Desarrollar en mayor medida la rendición de cuentas como uno de los pilares del gobierno abierto, definiendo los objetivos de legislatura y publican su evolución y estado de ejecución con herramientas de medición y control. Además, hay que rendir cuentas de las acciones realizadas de forma clara y didáctica, facilitando la comprensión por parte de la ciudadanía.

ADMINISTRACIÓN COMPROMETIDA

Dando una respuesta efectiva a las principales preocupaciones de la ciudadanía

21. Tener un mejor conocimiento de las necesidades y expectativas reales y potenciales de los servicios, y explicar a la ciudadanía en un lenguaje claro y entendible los servicios que se prestan y con qué compromisos de calidad.  

22. Desterrar ineficiencias y prácticas no íntegras fortaleciendo la dotación y capacidad de órganos y mecanismos de control, y recuperando así mismo la evaluación de políticas públicas como instrumento fundamental para una gestión pública eficaz.

23. Asunción de responsabilidades democráticas, objetivos globales y compromiso con el desarrollo sostenible.

24. Destinar más recursos a la generación de empleo para reducir el paro.

25. Reducir los plazos para acceder a servicios públicos fundamentales para la vida cotidiana de muchas personas, desde la sanidad hasta los servicios sociales.

26. Prestar especial atención a las políticas sociales y a aquellas personas y familias en especial situación de vulnerabilidad.

27. Mejorar la gestión del tráfico en las ciudades para hacerlas más sostenibles.

28. Fomentar la competencia económica, habilitar el desarrollo de negocios e incentivación de la actividad empresarial.

29. Incorporar la perspectiva de género en todas las políticas públicas.

30. Reforzar la asistencia jurídica y técnica que las Diputaciones Provinciales prestan a los municipios de menos de 20.000 habitantes, a fin de que los vecinos y vecinas de las zonas rurales puedan ejercer sus derechos con las mismas facilidades y recibir servicios en las mismas condiciones de acceso y calidad que en las zonas urbanas.

ADMINISTRACIÓN FÁCIL

Digitalización accesible en organizaciones menos burocráticas, más transversales y con trabajo en equipo

31. Situar a la ciudadanía en el epicentro de toda actividad pública. Solo mediante en enfoque orientado a la ciudadanía cobran sentido los procesos de transformación administrativa y cambio organizativo.

32. Hacerlo todo más fácil: aplicación de metodologías ágiles a la tramitación, la participación, la gestión, la transparencia la rendición de cuentas, el gobierno abierto, las relaciones con las ciudadanía, etc.

33. Convertir las Administraciones en plenamente accesibles, de un modo simple y ágil, en el contexto de una transformación tecnológica, organizativa y jurídica que permita simplificar al máximo sus actuaciones y relaciones Ad intra y Ad extra.  

34. Poner en marcha planes de desburocratización pública, reduciéndola al mínimo imprescindible en la Administración electrónica, y prestando atención especial a los programas de simplificación administrativa para las empresas, concretamente para las PYMES, racionalizando el marco normativo y reduciendo con ello el “papeleo” burocrático.

35. Implicar a la ciudadanía en el uso de la Administración electrónica, con campañas de información y formación personalizadas, que tengan en cuenta la brecha digital para cumplir el principio de igualdad y no discriminación en el uso de la Administración electrónica, haciendo ésta más sencilla y accesible.

36. Diseñar servicios y normas simples, claras y usables para las personas, ya sean quienes los reciben -ciudadanía- o quienes han de gestionarlos -funcionariado-.

37. Creación de una potente capa de gestión que coordine retos transversales en cada Administración.

38. Aplicar un sistema de trabajo transversal y de trabajo en equipo real para dar coherencia a las acciones destinadas a la ciudadanía desde todos los servicios. Diseñar servicios con espacios de reflexión transversal para marcar líneas básicas de actuación y potenciar el trabajo por proyectos con equipos multidisciplinares.

39. Apostar por un proyecto “interoperbabel”, para que la interoperabilidad/intermediación sea una realidad en la Administración electrónica, reduciendo así la burocracias en los trámites que tienen que realizar pymes y ciudadanía.

40. Impulsar desde las Diputaciones una estrategia de políticas de transparencia que sea homogénea entre los distintos ayuntamientos y la haga inteligible para la ciudadanía, utilizando un lenguaje próximo y permitiendo comparar datos.

ADMINISTRACIÓN HUMANA

Capacidad para afrontar el cambio junto a las personas, con pasión por lo público y atrayendo nuevo talento  

41. Humanizar las Administraciones públicas, lo que significa que, al margen del desarrollo de la Administración electrónica, se ha de disponer de personas en el territorio, detrás de los call centers, de los help desk on line, aportando calidad en la atención y humanidad, con las consiguientes habilidades profesionales y personas que requieren esos puntos de contacto humano.

42. Llevar a cabo procesos de transformación cultural en las organizaciones públicas a través de las propias personas que las integran.  

43. Desaprender lo analógico. Emprender el cambio cultural en las Administraciones públicas y sus empleados entendiendo que la transformación digital es sobre todo transformación cultural, cambio de chip.

44. Afrontar de manera integral todas las problemáticas que presenta la gestión de recursos humanos (envejecimiento de las plantillas, jubilaciones, relevo del conocimiento, automatización de funciones, redefinición de puestos, replanteamiento de procesos selectivos, dirección pública profesional, nuevas actitudes, reorganización, nuevos perfiles, nuevo dibujo organizativo adaptado a los tiempos, etc.), algo que determinará el éxito o el fracaso del modelo organizativo y funcional de la Administración pública.

45. Invertir en formación para que todo empleado público sea 4.0 y adquiera las nuevas competencias que implica el proceso de digitalización y automatización, pudiendo así ofrecer servicios acordes a la realidad actual.

46. Anticiparse y hacer de la inteligencia artificial y la robótica unos aliados para mejorar la gestión de los recursos humanos y generar valor público.

47. Mejorar (o redefinir) los procesos selectivos para que las Administraciones públicas sean un agente empleador atractivo, capaz de atraer talento entre los perfiles que interesa incorporar (jóvenes, de alto nivel y acostumbrados a las nuevas tecnologías).

48. Desarrollar las medias oportunas para posibilitar que más mujeres se incorporen a los puestos de decisión en la Administración pública.

49. Potenciar la comunicación interna para convertir a los empleados y a las empleadas públicas en los más potentes embajadores de la marca, es decir, del servicio público.

50. Que cada una de las personas que conforman el sector público se comprometan a dar lo mejor de sí mismas, trabajando siempre buscando la excelencia, atreviéndose a abandonar la queja y demostrando cada día que sienten pasión por lo público.